Paradoja

by Rafael Berrio

/
  • Streaming + Download

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

    Pagados directamente a Rafael Berrio
    Purchasable with gift card

      €10 EUR  or more

     

1.
Paradoja 03:50
2.
Cambios a mansalva y decadencia como único horizonte en la retina. Si mis ojos no me engañan sólo veo cambio y decadencia en torno a mí. Cambios como aves de mal fario que anuncian un presente sin pasado. Un presente insobornable cuya amnesia causa el cataclismo tras de sí. Y decadencia, como espada de Damocles enfilada a la crisma de un futuro, un futuro en los huesos cuyo rictus pocas trazas tiene de buen fin. Sólo cambio y veleidades por un lado, y roña y decadencia en su contrario. Quisiera ver, y no lo veo, otro escenario, otro argumento que el argumento por excelencia. Mas sólo cambios a mansalva y decadencia. Sólo cambio y decadencia en torno a mí. Así que cambios y mudanzas trepidantes, y un desmán de polvo y sillas cojas. En suma, un panorama donde nadie encuentra su lugar ni de perfil. Así que cambios a mansalva y decadencia. Y eso es todo, eso es todo en esencia: Medio mundo se hunde y medio mundo boga. Hacia dónde, no lo sé decir.
3.
Las viejas ciudades donde es grato vivir. La umbría de los parques bajo el cielo de abril. Las calles fulgurantes y el despoblado yerto. Todo lo he visto, de todo me acuerdo. Los dones de la infancia. El mármol y la cruz. El vino y las rosas de la plenitud. Las lindes del edén y las lindes del infierno. Todo lo he visto, de todo me acuerdo. Los campos sembrados. La flor del girasol. Los altos campanarios, el humano tesón. La guerra y la paz. Lo efímero y lo eterno. Todo lo he visto, de todo me acuerdo En mis ojos yacen mis ayeres muertos. El genio y la locura bajo el arco triunfal. Las caras del horror y la gran bacanal. Los amores tardíos y el sol del invierno. Todo lo he visto, de todo me acuerdo. Las anchas alamedas. Los puertos de ultramar. Las perseidas en el cielo de la noche elemental. Naufragios y odiseas en el trance de los sueños. Todo lo he visto, de todo me acuerdo. La ternura de los cuerpos, la gracia de vivir. Los senos desnudos de la meretriz. El loto en el fango y la orquídea en el desierto. Todo lo he visto, de todo me acuerdo. En mis ojos, asombros. En mis ojos, prodigios. En mis ojos, portentos. En mis ojos yacen mis ayeres muertos
4.
Porque el tiempo es de oro perderlo a placer en un acto solemne que triunfe del tiempo: Beber, por ejemplo. Dormir, despertar... volver a dormir. Leer al azar una línea del Apocalipsis. Tratar de ser nadie en la cama que yazco. Gozar de la manta sutil que me cubre. Fuera de eso, niente mi piace, todo me aburre. Hacer, deshacer, en el fondo da igual mover un peón o rendir la partida. Total, qué es la vida sino una liturgia que vuelve siempre al inicio. Visto lo visto, qué hacer cuando ya es suficiente: Fumar y observar cómo el humo se pierde. Escuchar cómo el tiempo en el reloj transcurre. Fuera de eso, niente mi piace, todo me aburre. Rendir culto al absurdo. Sentir hondamente la nada. Darse a la paradoja. Mirar llover por la ventana. Hervir un arroz, fumar lo atroz, Sentar un ritual de manías. Hacer un té. Pensar a la negligé en locos planes de fuga. Poner a girar la bola del mundo. Gastar un humor tremebundo. Bajar al bar, subir, bostezar. Anticipar con pereza otro octubre. Doblar ropa de entretiempo. Relamerse en la lentitud. Ir mal de salud... En fin: vivir; vivir, se me ocurre: Fuera de eso, niente mi piace, todo me aburre.
5.
Es la existencia... Ya lo sabemos... No salen las cuentas... Yo ya me entiendo. Qué clase de vida... Hay ciertos momentos... No es sólo el dolor... Yo ya me entiendo. Son cartas marcadas... No seamos ingenuos. Trabajos en vano... Yo ya me entiendo. Ah, el don del olvido... No puedes por menos. Lo frágil resiste... Yo ya me entiendo. El destino lo forja el temperamento. Y por qué lado sales... Lo peor está adentro. Feliz nunca he sido... Yo ya me entiendo. El arte, que es largo... Quizá sólo eso... Y aún así, sin embargo... Yo ya me entiendo. Pensándolo bien... Si yo fuera serio... Destino es carácter.... Yo ya me entiendo. No sólo es el vino... Me viene de lejos. Hay vidas y vidas... Yo ya me entiendo. El destino lo forja el temperamento.
6.
Contra la lógica. A la flor del sinsentido: Con la Internacional Onírica, con la Liga Heterodoxa, con Acción Manicomial. Contra la lógica, a la flor del sinsentido: Con el Círculo Automático, con el Foro Intransigente, con el Club Irracional. Contra la lógica. Allô allô, aquí Dada. Con el arpa y con el claxon. Con la córnea y con el filo. A la flor del sinsentido. Contra la lógica A la flor del sinsentido: Con la Escuela Esquizofónica, con la Red Iconoclasta, con la Orden de la Coz. Contra la lógica, a la flor del sinsentido: Con el Comité Antropófago, con el Quórum Aberrante, con Cenáculo Feroz. Contra la lógica. Allô allô, aquí Dada. Con el arpa y con el claxon. Con la córnea y con el filo. A la flor del sinsentido.
7.
Tú te has reconocido por la letra desigual en esa vieja postal que de un infierno te llega. Y que abierta despliega la bobada angelical de las dos caras del mal, y de tu ya muy lacio emblema. Y qué quiere ahora de ti el animal que has sido. Qué te viene ahora a decir tu no tan desconocido. Soy el que soy y niego el olvido. Recuerdos del animal que has sido. No por la amenaza que nunca es de temer, por la pereza de volver a ser quien uno fuera: Quémala sin pena recordando que aún ayer te hizo aullar de placer con y sin luna llena. Y qué quiere ahora de ti el animal que has sido. Qué te viene ahora a decir tu no tan desconocido. Soy el que soy y niego el olvido. Recuerdos del animal que has sido.
8.
Allí, en lo mórbido. En la vulva de Leda, mi amante. Allí donde un olímpico dios Zeus cautivado posó su frente, y hundió su pico de cisne. En el dédalo místico de la carne. Allí: Estrechamente. En lo mórbido. En lo mórbido. En lo espléndido. Allí, en lo mórbido. En los brazos de Yocasta, mi consorte. En la punta dilatada de su seno. En la molla umbilical. En las tibiezas que recobra al mismo tiempo un rey Edipo lactante y lascivo. Allí, estrechamente: En lo laxo, en lo tenso, en lo dúctil. En lo palpitante. En lo mórbido. Allí, en lo mórbido. Bajo el peso vibrante de Medea, mi esposa amada. En su espalda surcada. En la mole suprema del dorso. En el lóbulo perfumado que succiona para sí un Jasón enardecido. Allí, estrechamente: En lo mórbido. En lo mórbido. En lo espléndido. Allí, en lo mórbido. En el níveo cuello de Andrómeda, mi prometida. En su nuca estremecida. En la cárdena flor hematite que da su garganta. Allí donde el mismo Perseo retuvo sus labios con deleite. Allí, estrechamente. En lo laxo, en lo tenso, en lo dúctil. En lo palpitante. En el pan candeal de lo mórbido. En la humana ambrosía. En el misterio de la sangre.
9.
Inanimados 05:05
Y pensar que este estuche, esta pluma, este abrecartas que ahora sujetas entre tus manos; Que todos estos objetos tuyos inanimados, te van a sobrevivir... Y pensar que este cuaderno en el que escribes. Los libros todos, la enciclopedia, los diccionarios; Que todos estos objetos tuyos inanimados te van a sobrevivir... Serán reliquias de tí. Reliquias mudas sin sentido. Dirán de tí que has vivido y que ya no estás aquí. O das al fuego con todo o de otro modo... te van a sobrevivir. Y pensar que este plumier, estas libretas. Tus propias gafas, este reloj que has heredado; Que todos estos objetos tuyos inanimados te van a sobrevivir... Y pensar que estas cintas con tu voz. Esta guitarra y hasta esta púa también acaso... Que todos estos objetos tuyos inanimados te van a sobrevivir... Serán reliquias de tí. Reliquias mudas sin sentido. Dirán de tí que has vivido y que ya no estás aquí. O das al fuego con todo o de otro modo... Te van a sobrevivir
10.
El mundo pende de un hilo. De un hilo pende el mundo. Lo atroz y lo bello; lo noble y lo vil. De un hilo fino, de un hilo sutil. Tal vez del grosor de un cabello. El mundo pende de un hilo. De un hilo pende el mundo. De un hilo El Greco, de un hilo Bach. Persia de un hilo; la luz de Platón. Cuanto amas de un hilo en cuestión. Y las hojas muertas caen, caen, caen. Las hojas muertas caen de su peso. Y el mundo entretanto pendiente al acaso de un hilo. El mundo pende de un hilo. De un hilo pende el mundo. La idea del cosmos y el cosmos per se. El iris perplejo y la estrella que ve. Lo tangible y lo intangible. El mundo pende de un hilo De un hilo pende el mundo: De un hilo Vivaldi, de un hilo Rubens. El oriente lejano y los mares del sur. De un hilo pende, de un hilo al albur. Y las hojas muertas caen, caen, caen. Las hojas muertas caen de su peso. Sólo el amor que me has dado no muere conmigo.

about

Paradoja.
Todas las canciones compuestas, música y letra, por Rafael Berrio.
(Villanueva del Rebollar de la Sierra-San Sebastián)

Grabado y mezclado en enero de 2015 en Estudios Katarain (Azkarate, Navarra). Ingeniero de sonido: Jonan Ordorika.
Estudio Audiomatic (Madrid). Ingeniero de sonido: José María Rosillo.
Masterizado por Jonan Ordorika en Mamia Master Sound. Producido por Fernando Lutxo Neira y Rafael Berrio.
Rafa Rueda: Guitarra Hofner.
Joseba B. Lenoir: Guitarra Gibson.
Felix Buff: Batería.
Fernando Lutxo Neira: Bajo Gretsch.
Rafael Berrio: Guitarra Teisco y voz.
Coros: Petti, Joseba B. Lenoir, Rafa Rueda, Fernando Lutxo Neira.

credits

released October 25, 2016

Rafael Berrio quiere agradecer al Departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco, sin cuya ayuda no hubiera sido posible el presente trabajo.
Asimismo, muy especialmente a: Virginia Montenegro. Iñaki de Lucas. Joserra Senperena. Raúl Bernal (Jean Paul).
Rubén Caballero. Marc Wilson. Javier Vallejo. Sergio Cruzado. Beatriz Rodríguez. Alfonso Pérez. Mónica Gutiérrez.
Diego Vasallo. Gema Amiama.

license

all rights reserved

tags

about

Rafael Berrio San Sebastián, Spain

contact / help

Contact Rafael Berrio

Streaming and
Download help

Redeem code

Report this album or account

If you like Rafael Berrio, you may also like: